Texto de Eduardo Blanco-Amor para o catálogo da exposición de José Suárez “Mariñeiros”

 

Sala de Arte da Caixa de Aforros de Vigo e Museo Arqueolóxico de Ourense

Mariñeiros Sala de arte.Vigo.Texto B Amor2

JOSE SUAREZ

Con las ganas que tenía yo de escribir sobre Pepe Suárez, y ahora me dan este recanto exiguo donde tendrá que aparecer acrequefiado, obligado de gesto, parcial de estatura, como los colosos en los ángulos inferiores de tímpano! Yo lo conocía; antes de conocerlo en genio y figura, todos lo co­nocíamos, allá por la década del 30, famoso re­pentino con una sola foto donde Unamuno apare­cia, entre águila y profeta, por una vez callado aunque no silencioso, en el Huerto de Fray Luis, frente a la llanura de los Arapiles. La guerra lo desmandó, como a tantos otros; y en la banda de la Galicia “de allá”, en Buenos Aires, fue sacando de su fardel de peregrino – donde España terca­mente se continuaba -, una celebridad decorosísima, por sus pasos contados; inspirada, laboriosa, universal. Su cámara de cine, como sucede en los cuentos, desencantó por primera vez a la Pampa, con su gran cuerpo verde yacente en los lugares comunes gráficos y literarios; y dignificó, en el mismo oficio, relatos misérrimos con el nuevo lenguaje de una plasticidad obtenida por la emoción y por el saber, dando existencia cabal a lo que quedara demorado en una dulzarrona bobería, Y con la cámara quieta -¿quieta?- fue desentra­ñando luego el lirismo de tierras largas y razas secretas; la Cordillera, el extremado y fascinante mundo austral, el Altiplano tan airoso, tan lumi­noso -tan hermético-, por donde pasaron innu­merables ojos “informativos” que miraron sin ver… Luego, largamente, el Japón -recogido como a pinceladas sobre seda- siempre “heroico y galan­te”, hogaño sacudido de factorías, con el “smog” en lo que fué aire desdibujando, en sucio, el albo­roto de los crisantemos y esmerilando los cerezos y su albura, Con estos hallazgos, a veces de larga espera, como se suele en la caza mayor, el arte y el tiempo le dieron credenciales para el premio de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográ­ficas de la Argentina, y para codiciadas páginas del mundo: “La Prensa”, “Lite”, “U, S. Camera”, “Atlántida”. “Cinegraf” …

Acaba ahora de retratar para los ingleses la fiesta taurina -¡ santo Dios, este gallego de Alla­riz ! -, que ya parecía tópico ordeñado hasta el calostro final, con un sé qué de intimo, de virgi­nal y entrañable como si llevara dentro un genial maletilla que cambió de suertes.., ¿Y su rap­sodia de LA MANCHA? Jamás. que yo sepa, los blancos habian dado de si esa quietud y ensimisma­miento a la par que tan tierno y expresivo palique, ni los negros un contenido así de patético y sobrio. (Y el Gran Señor de ella, que también se fue en su tiempo, “llevándose la canción consigo”, sigue andando, sin andanzas, por el “allí” de esas fo­tos: sin yelmo, sin lanza, sin figura ni siquiera triste, pero vivo, continuando en esos hombres y mujeres hechos a gubiazos de luz y sombra: en esas dulces bestias solidarias, en la forma acari­ciada, permanente de las cosas: la vasija, la he­rramienta, la entidad limitadora de las bardas, el armonioso contrapearse de los aleros, los molinos que se creyeron gigantes y a veces lo fueron: Castilla).

Ahora nos trae a su Galicia -y desde esta mar fletada a la poesia de occidente en 1a barca de Martin Códas- el despliegue conmovedor de sus MARIÑEIROS, No diré nada de ellos, Para qué? Ahí están. Hablarán ellos con sus perennes voces, si es que la sensibilidad gallega, después de tan­to “folklore”, de tanto olvido, de tanto sueño, es todavía capaz de sentirse a si misma.

                                                           EDUARDO BLANCO-AMOR

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s