Mariñeiros.ca 1936

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

TEXTO DE EDUARDO BLANCO AMOR PARA O CATÁLOGO DA EXPOSICIÓN DE JOSÉ SUÁREZ “MARIÑEIROS”

Sala de Arte da Caixa de Aforros de Vigo (1967) e despois no Museo Arqueolóxico de Ourense(1971)

 JOSE SUAREZ

Con las ganas que tenía yo de escribir sobre Pepe Suárez, y ahora me dan este recanto exiguo donde tendrá que aparecer acrequefiado, obligado de gesto, parcial de estatura, como los colosos en los ángulos inferiores de tímpano! Yo lo conocía; antes de conocerlo en genio y figura, todos lo co­nocíamos, allá por la década del 30, famoso re­pentino con una sola foto donde Unamuno apare­cía, entre águila y profeta, por una vez callado aunque no silencioso, en el Huerto de Fray Luis, frente a la llanura de los Arapiles. La guerra lo desmandó, como a tantos otros; y en la banda de la Galicia “de allá”, en Buenos Aires, fue sacando de su fardel de peregrino – donde España terca­mente se continuaba -, una celebridad decorosísima, por sus pasos contados; inspirada, laboriosa, universal. Su cámara de cine, como sucede en los cuentos, desencantó por primera vez a la Pampa, con su gran cuerpo verde yaciente en los lugares comunes gráficos y literarios; y dignificó, en el mismo oficio, relatos misérrimos con el nuevo lenguaje de una plasticidad obtenida por la emoción y por el saber, dando existencia cabal a lo que quedara demorado en una dulzarrona bobería, Y con la cámara quieta -¿quieta?- fue desentra­ñando luego el lirismo de tierras largas y razas secretas; la Cordillera, el extremado y fascinante mundo austral, el Altiplano tan airoso, tan lumi­noso -tan hermético-, por donde pasaron innu­merables ojos “informativos” que miraron sin ver… Luego, largamente, el Japón -recogido como a pinceladas sobre seda- siempre “heroico y galan­te”, hogaño sacudido de factorías, con el “smog” en lo que fué aire desdibujando, en sucio, el albo­roto de los crisantemos y esmerilando los cerezos y su albura, Con estos hallazgos, a veces de larga espera, como se suele en la caza mayor, el arte y el tiempo le dieron credenciales para el premio de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográ­ficas de la Argentina, y para codiciadas páginas del mundo: “La Prensa”, “Lite”, “U, S. Camera”, “Atlántida”. “Cinegraf” …

Acaba ahora de retratar para los ingleses la fiesta taurina -¡ santo Dios, este gallego de Alla­riz ! -, que ya parecía tópico ordeñado hasta el calostro final, con un sé qué de intimo, de virgi­nal y entrañable como si llevara dentro un genial maletilla que cambió de suertes.., ¿Y su rap­sodia de LA MANCHA? Jamás, que yo sepa, los blancos habían dado de si esa quietud y ensimisma­miento a la par que tan tierno y expresivo palique, ni los negros un contenido así de patético y sobrio. (Y el Gran Señor de ella, que también se fue en su tiempo, “llevándose la canción consigo”, sigue andando, sin andanzas, por el “allí” de esas fo­tos: sin yelmo, sin lanza, sin figura ni siquiera triste, pero vivo, continuando en esos hombres y mujeres hechos a gubiazos de luz y sombra: en esas dulces bestias solidarias, en la forma acari­ciada, permanente de las cosas: la vasija, la he­rramienta, la entidad limitadora de las bardas, el armonioso contrapearse de los aleros, los molinos que se creyeron gigantes y a veces lo fueron: Castilla).

Ahora nos trae a su Galicia -y desde esta mar fletada a la poesía de occidente en la barca de Martín Códas- el despliegue conmovedor de sus MARIÑEIROS, No diré nada de ellos, Para qué? Ahí están. Hablarán ellos con sus perennes voces, si es que la sensibilidad gallega, después de tan­to “folklore”, de tanto olvido, de tanto sueño, es todavía capaz de sentirse a si misma.

                                                                                      Eduardo Blanco-Amor

                                                                                                                                   

TEXTO DE JOSÉ SUÁREZ PARA O CATÁLOGO DA EXPOSICIÓN DE JOSÉ SUÁREZ “MARIÑEIROS”

Sala de Arte da Caixa de Aforros de Vigo(1967) 

INTENCION

 Nada más lejos de mi ánimo que el alarde de virtuosismo téc­nico, o seudo artístico, a través de las fotografías  que ahora expongo. Mi respeto hacia el noble medio de expresión que tanto ha incidido en mi vida me apartan de vergonzantes incursiones hacia los campos del dibujo y de la pintura -por no hablar de recursos o artificios menos explicables- porque entiendo, además, que existen hondas diferencias entre labor fotográfica y obra de creación.

Don Miguel de Unamuno, en el comentario a “50 Fotografías de Salamanca”, del expositor, apunta:  “… Que necesita uno recordar con ayu­da del arte, lo que tiene de continuo ante los ojos. Pues nada mas difícil que recordar, sobre todo, los momentos anteriores de lo que se está viendo. Cier­tas vistas fotográficas tienen la virtud de una cinta cinematográfica  no nos dan una instantánea, un estado, sino un movimiento…” Y así quisiera yo justificar esta muestra de tema tan profundamente familiar a los espec­tadores de las costas gallegas, expuesta en diversas ciudades de muy dis­pares países siempre como homenaje a los MARIÑEIROS que han creado la riqueza de nuestras rías, con el tenaz esfuerzo que ahora prosiguen a lo lar­go de mares lejanos manteniendo viva la estela espiritual que los une a Galicia.

Eludo intencionadamente el catálogo anecdótico de las fotografías porque estos hombres, estos mares y estos pueblos, estos MARIÑEIROS “ha­blarán con sus perennes voces”.

                                                                                                              José Suárez

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s